Crítica ‘I Love Dick’ lo mejor y lo peor del indie

La obra de Jill Soloway respira libertad creativa y narrativa, pero sus intenciones se quedan en lo teórico.

Ana Mendieta > 22-5-2020

Título original
I Love Dick
Año
2016
Duración
32 min
País
EE.UU.
Dirección
Jill Soloway
Temporadas
1
Capítulos
8
Comparte

Jill Soloway nos conquistó a todos con Transparent, y para todos aquellos que disfrutamos y admiramos la historia que nos cuenta, ver su nueva serie era una cita obligada. Una cita muy esperada, si conocíamos la naturaleza de la obra en la que se basaba, porque está protagonizada por Kathryn Hahn y porque Andrea Arnold (Fish Tank, American Honey) dirigía la mitad de los episodios.

La obra en la que se inspira

I Love Dick está inspirada en la obra homónima de la autora Chris Kraus, un libro que, partiendo del formato epistolar, mezcla la teoría crítica, la filosofía y la crítica de arte y se convierte en un manifiesto feminista que, de alguna forma, podría partir de las reflexiones sobre la mujer como artista y el cuestionamiento de la existencia de un arte femenino de los que hablaba Virginia Woolf en Una habitación propia. Como en aquella obra, también hay en la de Kraus ese fluir de la consciencia, con el que la autora nos lleva de la mano por el laberinto en el que va hilando sus pensamientos. El viaje de Chris es el de la búsqueda de su voz como mujer y como artista, partiendo del conflicto interior que le genera la atracción sexual incontrolable por Dick, la representación gráfica de la masculinidad, un hombre del que no sabe nada, que no la estimula intelectualmente y que, en últimas, es la representación de todo aquello que odia.

Inspirada en la obra homónima de la autora Chris Kraus, un libro que, partiendo del formato epistolar, mezcla la teoría crítica, la filosofía y la crítica de arte

Esa atracción se convierte en una obsesión que lleva a Chris a escribirle a Dick centenares de cartas en las que da rienda suelta a su deseo sexual y expresa, entre otras cosas, su inconformismo por la mirada masculina predominante en el arte, por el desconocimiento del arte hecho por mujeres y porque éste siempre tenga que llevar la etiqueta de ‘femenino’ o adscribirse al colectivo feminista. Una obsesión que se convierte en catalizador de su creatividad y talento, en una necesidad incontrolable por expresarse. Una obsesión liberadora que convierte a Dick en objeto y a Chris en sujeto de su propia vida.

Lo mejor

La serie respira libertad creativa y narrativa. Tiene un episodio especialmente inspirado que puede verse de forma independiente. Es el quinto, titulado A Short History of Weird Girl, en el que Chris, Devon, Toby y Paula convierten a Dick en la representación genérica de lo masculino y en objeto de estímulo creativo.

Lo peor

Es ambiciosa a nivel teórico, pero sus intenciones no se llegan a materializar y el conjunto resulta decepcionante. El personaje de Chris, a pesar del encanto y talento natural de Hahn, no colma las expectativas planteadas; ni siquiera consigue reflexionar o hacer una expresión provocadora del deseo sexual femenino, que es uno de los temas centrales que se plantean en la temporada a través del concepto de la obsesión.

Quién es Jill Soloway

Jill Soloway (26 de septiembre de 1965) es una creadora, presentadora, directora y escritora de televisión estadounidense conocida por escribir, producir y dirigir la serie original de Amazon, Transparent, con la que ganó dos premios Emmy. También es conocida por dirigir y escribir la película Afternoon Delight, por la cual ganaró el premio al Mejor Director en el Sundance Film Festival 2013; y por producir Six Feet Under.

i love dick
chris kraus
jill soloway

Artículos relacionados